Estos cables calefactores son particularmente adecuados para el mantenimiento de temperaturas de hasta +150 °C. Su gran flexibilidad de hasta -70 °C les convierte en la versión idónea para el traceado eléctrico de refrigeración industrial o para países con climas muy severos. El cable calefactor consiste en una sucesión de zonas de calentamiento (longitud = separación entre contactos) y se puede cortar a lo largo en secciones entre contactos para obtener la longitud deseada. Al cortar a lo largo, el circuito calefactor se interrumpe hasta el siguiente punto de contacto, pudiendo utilizar esta parte no activa como conductor frío. Durante la fase de diseño debe calcularse una longitud de separación entre contactos adicional por cada circuito calefactor previsto.

Ventajas técnicas

  • Conexión de un solo extremo
  • Se puede cortar a partir de la bobina
  • Salida de potencia constante por metro
  • Altamente flexible